sábado, 20 de febrero de 2010

Lenta pero segura

Desde hace tiempo me pidieron una entrada sobre tortugas. En parte es un poco difícil por que con cada animal se pueden escribir muchas cosas o tratarlos desde diferentes puntos de vista. Y tratándose de tortugas que son criaturas que han estado en el planeta durante tantos millones de años se aún mas difícil. Pero considerando esto, hablaré sobre las tortugas para ilustrar un detalle que me será de utilidad en las entradas sobre mecánica evolutiva. Veremos lo poco que han cambiado en la historia.


Tortuga Galápagos, endémicas de las islas del mismo nombre. Estos enormes animales están entre las mas longevos del planeta. Imágen e Matthew Field.

En sí las tortugas son un tipo de reptiles que evolucionaron hace unos 215 millones de años lo que los hace de los reptiles mas antiguos (comparadas por ejemplo con las víboras y lagartijas). Las tortugas son animales muy longevos para su tamaño, lo cual esta ligado, entre otras cosas, a su metabolismo. Si comparamos la cantidad de alimento necesario para mantener viva una tortuga con el necesario para alimentar un mamífero del mismo peso, veremos lo práctico que es ser de sangre fría, pero esto impone algunas restricciones, por ejemplo el relativamente bajo nivel de actividad que tienen (especialmente las variedades terrestres). Aparte de lo lentas que suelen ser (aunque algunas pueden nadar a considerable velocidad) lo característico de ellas es su caparazón formado por hueso o cartílago que sale desde las costillas. También es conocida su habilidad de meter la cabeza dentro del caparazón.


Fósil de Proganochelys quenstedti, la especie de tortuga con el caparazón completo mas antigua conocida. Imágen de Claire Houck.

Esa habilidad el poder meter la cabeza dentro del caparazón no la tenían las primeras tortugas. Fue una adaptación muy favorable que les permitía contar con una protección completa dentro de su fuerte caparazón. Pero lo que mas me interesa de la evolución de las tortugas es lo poco que han cambiado. Es decir, lo mucho que ha durado la misma forma básica. En los últimos 215 millones de años han pasado muchas cosas y muchas especies se han extinto y aparecido, el clima ha cambiado y los continentes se han movido. Pero las tortugas siguen igual. Este es un excelente de lo que Stephen Jay Gould ha llamado "equilibrio puntual".


Comparación entre las tortugas del periodo Tríasico Proganochelys quenstedti y una especie extánte (aún viva). Noten las vertebras del cuello y su adaptación para permitir la retracción de la cabeza dentro del caparazón. Imágen de Gaffney (1990).

El equilibrio puntual se da cuando en el curso de la historia una especie evoluciona de manera que llega a una combinación de conducta y forma que es tan eficiente que se dificulta que la especie se aleje de ese punto. Por ejemplo, con las tortugas, se tiene la combinación de la conducta de ser poco activas y alimentarse de una gran variedad de fuentes con la forma de estar cubiertas de un caparazón fuerte. Esta situación es tan buena para la especie que cualquier línea de descendientes que acumule mutaciones para alejarse de ella tardará bastante en lograr cualquier cosa mejor y mientras tanto será menos adaptable que las otras tortugas que preservaron su forma. Al estar tanto tiempo en una situación de desventaja, esos descendientes tendrán menor probabilidad de sobrevivir. Así se preserva la forma y conducta de una especie. No es que el animal "no evolucione", es que la evolución, el proceso de adaptación lo obliga a mantener esa combinación, es decir, lo pone en un "punto de equilibrio" de donde es muy difícil salir.

Entonces tenemos que las tortugas, cucarachas y esos animalitos que se anuncian como "los que no han evolucionado" no es que no evolucionen, simplemente no cambian. La evolución no implica cambios, implica adaptación. Si ya eres notablemente eficiente sobreviviendo, no cambiaras ya que cualquier cambio te hará menos eficiente. En la historia, los cambios suelen ser respuestas a problemas que no se pueden enfrentar con formas y estilos pasados. Pero si ya te puedes enfrentar a extinciones masivas, glaciaciones, sequías, terremotos, movimiento de continentes, alteraciones en el clima, etc etc etc ¿que vas a cambiar?

Y estoy seguro, de que dentro de millones de años, alguna tortuga seguirá tranquila y apaciblemente comiendo hierbas sin preocuparse mucho por el futuro.

Las tortugas serán lentas, pero seguras.


Blogalaxia Tags:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, sus comentarios y preguntas siempre son bienvenidos. Les agradecería si incluyen su nombre (o un "nick" cualquiera) para hacer la interacción mas amena. Pueden poner el nombre que deseen usando la penúltima opción de "Comentar como:"