sábado, 26 de junio de 2010

Como hermanos

Los dos planetas mas cercanos a la tierra son también los mas parecidos, Venus y Marte. Sin embargo solemos leer acerca de lo diferentes que son con respecto a nuestro mundo. De Marte sabemos que es frío, seco, con atmósfera muy tenue y formada principalmente de bióxido de carbono. Mientras que de Venus nos llegan noticias de lo caliente y corrosiva que es su atmósfera así como de lo largo que es su día (mas largo incluso que su año). Mientras que la Tierra se distingue por sus amplios océanos, casquetes polares, atmósfera con más oxigeno de lo esperado y su biosfera que cubre cualquier lugar del planeta(y causante de la extraña atmósfera).

Marte actual, con una muy delgada atmósfera, bajas temperaturas y sin cuerpos de agua.

Pero en realidad estos planetas son mas parecidos de lo que aparentan y en ciertos periodos de la historia han sido aún mas parecidos. Entre las nuevas noticias que han salido en cuestiones astronómicas está (por parte de la ESA) que Venus probablemente fue mas parecido a la Tierra en el pasado sin que esto implique que haya sido habitable. En particular la relación mas sorprendente entre la Tierra y nuestro vecino mas cercano, Venus, es el tamaño, ambos son casi iguales, nuestro mundo tiene un diámetro de 12,756 km mientras que el de Venus tiene 12,100 km. También son similares en que ambos tienen atmósferas gruesas Mientras que la principal diferencia es la ausencia de una luna en Venus y la serie de efectos que se derivan de esto, tales como el extraño movimiento de rotación y probablemente la actividad tectónica. La mayor diferencia con Venus es la reducida cantidad de agua que tiene.

Mapa reconstruido del Marte primitivo mostrando los teóricos cuerpos de agua que contenía, cuando las temperaturas y presiones eran mas parecidas a las terrestres, antes de perder casi toda su atmósfera.

Mientras que en la Tierra, si distribuyéramos el agua que contiene de manera homogenea por toda la superficie, generaría una capa de 3 kilómetros de espesor, en Venus el mismo experimento dejaría una delgada capa de 3 centímetros (¡bonito lodazal!). Pero algo que descubrió la ESA fue que existen indicios de que Venus a estado perdiendo agua al espacio desde hace millones de años (probablemente desde que se formó y que este proceso continúa actualmente. Los indicios son la acumulación de un isótopo del hidrógeno llamado deuterio en la atmósfera superior del planeta así como la presencia de oines de oxigeno e hidrógeno en la proporción adecuada como para que la explicación sea la disociación de la molécula de agua por radiación ultravioleta.

La superficie de Venus tomada por imágenes de radar satelital.

Esto implica que Venus contó con mas agua en el pasado, sin embargo lo mas probable es que se haya mantenido atmosférica y nunca se condensara en la superficie. Mientras que en Marte la historia es diferente, el planeta rojo es de la mitad del tamaño de la Tierra y su presión atmosférica es menos al 1% de la nuestra, su temperatura es considerablemente mas fría (un caluroso día de verano al medio día podría registrar la temperatura de la Antárdida en invierno).

Fotografía de Venus, se muestra su gruesa atmósfera constituida de diversas capas de nubes.

El problema con Marte fue parecido, pero mas drástico que con Venus. El Sol le quitó su atmósfera. Pero a diferencia que en Venus, no fue radiación ultravioleta (o cualquier otro tipo de radiación electromagnética) fue el viento solar. Este viento que es un flujo de partículas que sale del Sol e impactaba sobre las partes superiores de la atmósfera Marciana dotaba a la partículas de suficiente energía para librarse de la débil gravedad marciana, así se fue "erosionando" la atmósfera con el paso del tiempo y en consecuencia Marte perdió aire y la capacidad de almacenar calor. De igual manera el tener menos aire implica menor presión atmosférica y en consecuencia perder la capacidad de retener líquidos en la superficie, dejando al planeta como lo conocemos hoy.

Así que vemos que los planetas lejos de ser estables son muy dinámicos y susceptibles al cambio en especial en el termino de millones de años. En el caso de la Tierra, corremos con suerte, el tamaño del planeta, la cantidad de material radioactivo y la Luna garantizan la habitabilidad del planeta a muy largo plazo. Sin embargo dentro de unos 500 millones de años el Sol sufrirá cambios que impliquen un incremento en la temperatura y el inicio de la perdida de habitabilidad en la Tierra. Así que inclusive nuestro estable y agradable mundo no quedará exento del destino de sus hermanos, Marte y Venus. Eventualmente la Tierra será inhabitable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, sus comentarios y preguntas siempre son bienvenidos. Les agradecería si incluyen su nombre (o un "nick" cualquiera) para hacer la interacción mas amena. Pueden poner el nombre que deseen usando la penúltima opción de "Comentar como:"