sábado, 31 de julio de 2010

Atención: Por mal clima el fin del mundo se pospuso hasta el 2012, lamentamos las molestias.

Pocas cosas le gusta mas a la gente que enfrentarse al inminente fin del mundo sin tener posibilidad alguna de salvar su vida. Es como si las mejores vacaciones fuera coronada con lluvias de fuego y toda clase de castigos caídos desde el cielo, salidos de las aguas y emergidos del suelo. Afortunadamente nuestro mundo gusta de terminar de forma periódica, o al menos eso parece.


Entre los favoritos para ser causa del fin del mundo esta la actividad solar, aunque exagerada y fuera de contexto.

También es conocido, para cualquiera que ha estudiado un poco de historia, que el ser humano gusta de cometer los mismo errores una y otra vez. Esto podría ser por la falla de una generación de registrar lo aprendido para beneficio de futuras generaciones (falla que puede tener un sinfín de causas) o lo que es mas viable, la falta por parte de una generación de disposición de aprender del pasado culpando a la falta de tiempo o asumiendo que somos mas inteligentes o sabios por el solo hecho de nacer después de generaciones pasadas. También, es muy evidente que si algo no nos gusta es auto-criticarnos y examinarnos, en particular si las conclusiones puede llevar a la conclusión de que hemos de modificar nuestra forma de pensar.

Un muy llamativo ejemplo es la larga lista de "finales del mundo" que se han dado en la historia. Según el calendario en uso en un cultura en particular se gusta de adjudicar a fechas numéricamente especiales de toda clase de significados solo por el hecho de ser múltiplos de algún otro número. De hecho en un conteo rápido y no muy exhaustivo se pueden encontrar mas de 50 predicciones del fin del mundo entre el año 30 y 2000. Y claro, no olviden el 14 de Agosto del 2008, cuando se anunció el supuesto fin del mundo por que el LHC (Gran Colisionador de Hadrones) destruiría al mundo (jamás entendí el "fundamento" de esta idea). El punto es que desde las predicciones bíblicas hasta los cálculos licenciosos sobre los supuestos efectos de las alineaciones planetarias, una gran cantidad de finales del mundo han dejado a sus "fans" vestidos y alborotados ya que no se presentan y no mandan ni una notita explicando el motivo de su falta de profesionalismo. Y cuando digo que los dejaron vestidos, es literal ya que se presento un caso en que un muy maleducado fin-del-mundo no se presento el 3 de Abril de 1843, aún cuando William Miller, quién se tomo la molestia de hacer la predicción, había vendido una gran cantidad de "togas blancas de la ascensión" de diseño exclusivo, lindo color blanco que combina con las nubes y garantizadas a ayudarte a entrar en el paraíso. Pero ya que se no se terminó el mundo ni consumido por el fuego (probablemente por recortes presupuestales en el combustible) la fecha de cambió y se anunció que el fin sería el 7 de Julio. Resulta que ese fue un día muy agradable así que anunció aun otra postergación para el final, ahora el 21 de Marzo de 1844. En esta ocasión aquellos que esperaban el final se alegraron ya que fueron sorprendidos por una fuerte tormenta, pero se terminaron conformando con seguir existiendo, aunque mojados, hasta la nueva fecha, del 22 de Octubre. En dicha fecha tampoco se terminó el mundo, lo que dejó muy desilusionados (pero ya secos) a miles que esperaban tocar en las puertas del cielo.


Otros favoritos con los cometas.

Por supuesto el señor Miller amasó una fortuna vendiendo las "togas de la ascensión" (algo nada ético, considerando que ni siquiera eran impermeables). Pero lo mas interesante es que mucha e la misma gente que espero el final en la primer fecha lo siguió esperando en las siguientes, esto dió lugar a algo que los psicólogos llaman "disonancia cognitiva" que se da cuando uno tiene en su conjunto de ideas conjuntos de información o "hechos" (verificados y/o asumidos) que se contradicen y tiene a reconciliarlos, en el proceso generando toda clase de explicaciones y racionalizaciones. Es decir, seguimos con la misma idea a pesar de que algo mas lo contradiga y para salvar las contradicciones los justificamos e inventamos toda clase es excusas. Ahora, sería hasta cierto punto entendible incurrir en la disonancia cognitiva en casos en los cuales algunas ideas muy preciadas están en peligro, pero es llamativo que al no ver realizado el prospecto de un final inminente se nieguen a dejar morir esa idea.


Y claro, los aceleradores de partículas, de los cuales constantemente esperan que salga un hoyo negro que se coma la Tierra (lo cual, obviamente, no es siquiera viable).

Así que tanto como individuos y como especie tendemos no modificar nuestras ideas sobre nuestra propia destrucción. Esto, junto con la falta de aprendizaje histórico se puede ver hoy. Los invito a observar y estudiar el mas reciente "fin del mundo", el 2012. Entre las cosas que me han llamado la atención es la justificación anticipada. En esta ocasión se usa el término "fin del mundo" solo al principio (sirve para llamar la atención, vender el libro, dar el "click" en el sitio web y no cambiarle de canal a la tele) pero luego cambia a "grandes cambios" o "gran crisis". Probablemente esto es muy adecuado ya que el mundo muestra una gran renuencia a terminar y por "granes cambios" o "gran crisis" se puede entender cualquiera de las muchas cosas que pasa en un año común. Aún así, de seguro cada cosa que pase en el 2012 se dirá que fue predicho por lo Mayas (después de que pase, claro), así que cada avión que se estrelle, el resultado de cada elección, la conducta del mercado, incendio forestal y todo lo que suceda habrá sido predicho por los Mayas.

Es muy claro que por alguna razón (morbo, creencia sincera, fanatismo, interés económico) algunas personas seguirán esperando mas fines del mundo, mientras que otros seguirán estudiando toda clase de aspectos de la condición humana y la forma de pensar de las personas y de actuar de los grupos. En lo personal, prefiero estar en el segundo grupo.

Libros recomendados:
  1. Richard Kyle, "The last days are here again: A history of the end times," Baker Books, (1998), Pag 111.
  2. Watchtower magazine, 1924-JUL-15, Pag 211
  3. William Martin, "Waiting for the End: The growing interest in apocalyptic prophesy," The Atlantic Monthly, 1982-JUN. http://www.theatlantic.com/
  4. "Herman L. Hoeh," Wikipedia, , de: http://en.wikipedia.org/
  5. Mike Harris Jr., "Arnold Murray. False Teacher. False Prophet.," Mikes Christian Corner, en: http://www.mikeschristiancorner.com/


Blogalaxia Tags:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, sus comentarios y preguntas siempre son bienvenidos. Les agradecería si incluyen su nombre (o un "nick" cualquiera) para hacer la interacción mas amena. Pueden poner el nombre que deseen usando la penúltima opción de "Comentar como:"