sábado, 7 de agosto de 2010

Lo que será y nunca fue

Recuerdo el entusiasmo que tenía de niño para que llegara el año 2000. Por supuesto, era para ver los carros voladores, ciudades flotantes e impresionantes misiones espaciales a las colonias en la Luna y Marte. Y claro que imagine tener androides y computadoras consientes como compañeros en la vida diaria encargándose de los quehaceres cotidianos.


"A la opera en el año 2000", así se titula esta obra francesa de principios del siglo XX, mostrando los vehículos que se concibió serían usados para el transporte urbano, curiosamente, la ropa no cambió.

Pero claro, el año 2000 llegó y se fue sin carros voladores ni el resto de la parafernalia prometida y aún en el 2010 es trabajoso hablar con una computadora y en el mejor de los casos solo se logra que obedezca algunos comandos básicos. Y bueno, el año 2000 fue un icono de lo que se esperaba en el futuro, y el objetivo favorito de los paleofuturos. Los paleofuturos son las visiones que se solían tener de alguna época y que nunca fueron realidades. El contemplar en retrospectiva estos paleofuturos es muy interesante ya que permite apreciar las aspiraciones y sueños de otras épocas y con un poco de cuidad nos enseña algunas cosas sobre nosotros mismos.



Arriba. En el año 2000 un policía volador llama la atención a un aviador.
Abajo. Uso de mineral de radio como fuente de calor en lugar de combustión de madera, se concibió cambiar una fuente de energía pero no la ropa .

Consideremos las primeras imágenes mostradas en esta entrada, muestran imágenes de la vida en Francia en el año 2000 dibujadas en 1910. Se pueden ver actividades como el ir a la opera, pasear o quedarse en casa. Se puede ver que los vehículos voladores dominan en las escenas, se iria a la opera en extraños aparatos con elementos de avión, helicóptero y dirigible. Los policías usarían uniformes con alas para cuidar la vías aéreas y en las salas, en lugar de quemar madera se utilizaría mineral de radio para calentarse (claro, en esta época la relación entre la exposición a elementos radioactivos y el cáncer no era conocida), se enviarían mensajes auditivos en cilindros grabados y por alguna razón pensaron que se jugaría criquet bajo el agua.



Arriba. Un hombre recibe un cilindro grabado con un mensaje personal en lugar de correspondencia escrita (estos cilindros se dejaron de usar al inventarse los primeros discos).
Abajo. Juego de Criquet bajo el agua ( no tengo ni idea de por que pensaron que se llegaría a esto, ¿Falta de lugar sobre población en la superficie? ¿Destrucción de la capa de ozono? ¿Invasión de los Ingleses?)


Hoy nos pueden parecer muy encantadoramente inocentes las mentes de 1910, pero pasemos a los años 60's, cuando Arthur C. Clarke escribió "2001: Una odisea espacial" en la cual se muestra a HAL, una computadora consiente que conversa y juega ajedrez con los tripulantes de la nave Discovery (y termina matándolos) y la que, como todo buen fan de la ciencia ficción sabe, fue encendida el 12 de Enero de 1997 (en la película, por alguna razón lo cambian a 1992). En esta historia se habla de una misión al sistema solar exterior (Saturno) y estaciones espaciales que se usan como escala en vuelos rutinarios a la Luna. Hoy también nos puede parecer un poco iluso, pero lo que Clarke y los alegres dibujantes franceses de 1910 tienen en común, es que proyectaron las ideas de su tiempo hacia el futuro, a casi la misma fecha, 2000 y 2001.


Transporte urbano del año 2000 en París, concebido en 1910.

Este es un patrón recurrente, cuando hablamos de como será el mundo en el futuro, tomamos el presente y lo extendemos hacia adelante, sin ninguna habilidad de prever los cambios que aparecerán, como la impracticidad del vuelo solitario o las limitaciones en el trabajo con silicio de los microchips. De cualquier forma se han dado casos en los que por poco se acierta con tales predicciones. Por ejemplo, si existen actualmente modelos de autos voladores (increiblemente caros), y los mensajes sonoros grabados en cilindros se asemejan en concepto a los podcast y mensajes dejados en contestadoras telefónicas.


Moller Skycar el principal modelo de vehículo volador personal para el tránsito urbano.

Así que podemos ver que continuamente estamos creando mas paleofuturos, siempre proyectando hacia el futuro nuestro mundo presente con algunas esperanzas y anhelos. Y estoy seguro, de que en el 2050 nuestras visiones sobre como será el mundo entonces se verán igual o mas inocentes que las anteriores. Sobre que tanto podemos confiar en nuestras predicciones; ¿en que acertamos y en que no? ¿donde la historia dará un giro inesperado? no lo sabremos hasta entonces cuando se sepa qué formó el nuevo paleofuturo. Por lo pronto, aun intento desifrar por qué en 1910 pesaron que se jugaría polo debajo del agua en el año 2000.


Emblemático "ojo rojo" de HAL, la mas famosa computadora de la ciencia ficción y ejemplo de las esperanzas que se tenían puestas en la tecnología electrónica e inteligencia artificial. (tengo el "ojo rojo" de fondo de pantalla, por precaución ignoro los mensajes de la computadora recomendando que revise el emisor bluetooth).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, sus comentarios y preguntas siempre son bienvenidos. Les agradecería si incluyen su nombre (o un "nick" cualquiera) para hacer la interacción mas amena. Pueden poner el nombre que deseen usando la penúltima opción de "Comentar como:"