lunes, 23 de agosto de 2010

Limpiando telescopios

Una pregunta frecuente entre aficionados a la astronomía es sobre como limpiar sus telescopios, binoculares y oculares. Por supuesto cualquier astrónomo, aficionado o profesional sabe del problema de la acumulación de polvo en las superficies de los instrumentos. Incluso me he enterado de verdaderas historias de terror donde toda clase de substancias contaminan las superficies de los telescopios, desde café hasta aceite (viví mi propia historia de terror cuando grasa derretida manchó la superficie del espejo primario de mi SCT). Algunas de estas historias concluyen con el dueño del telescopio intentando limpiar la óptica como si se tratara de un plato de cenar y arruine así por siempre el aparato.


Diagrama de un telescopio Schmidt-Cassegrain, de los mas complicado de limpiar y entre los cuales se ha de procurar ensuciarlos lo menos posible para no tener que limpiarlos. El lente corrector (a la derecha) se podría limpiar con relativa facilidad, pero los espejos requieren mucho cuidado y experiencia para no arruinarlos. El ensamblaje también implica muchas horas de trabajo para dejar la óptica de forma adecuada.

El problema es que la óptica de un instrumento astronómico es sumamente delicada, y a pesar de que se trate de vidrio, no se puede lavar como si fuera un refractario de cocina (supe de una señora que arruinó el espejo de su telescopio newtoniano, después de 10 años de fiel servicio, con una esponja de lavar platos). Así que he decidido escribir algunas recomendaciones referentes a la limpieza del equipo usado en astronomía. Como una regla general hemos de recordar que el equipo astronómico se limpia lo menos posible

Exterior del aparato.
El exterior de un telescopio o binoculares, es decir, los componentes metálicos o plásticos visibles desde afuera se pueden limpiar con un trapo limpio ya sea de tela o papel (tipo servilleta o Kleenex) cada dos o tres semanas, aunque de ser posible se ha de procurar mejor evitar que se ensucie en lugar de limpiarlo.

Óptica.
En cuanto a los lentes y cualquier componente óptico que se vea desde afuera, se recomienda utilizar aire comprimido y seco. Al aplicarlo se ha de procurar hacerlo con un ángulo de 45 grados, nunca dejando que el aire golpee de frente al vidrio, pues esto podría provocar que se raye al arrastrar partículas de polvo por la superficie.Esta operación es mas delicada que limpiar el metal o plástico ya que la calidad e integridad de la óptica es fundamental para mantener una buena imagen en el telescopio.

En caso de que la óptica, en lo que se refiere a lentes y no espejos, requiera mas que el aire para quedar limpio, se ha de preparar una solución limpiadora. Celestron recomienda para sus telescopios una mezcla de 60% alcohol isopropílico y 40% agua DESTILADA (destilada, no purificada) a la cual se le han de agregar, solo en caso de extrema necesidad, dos gotas de jabón líquido para platos por cada litro de mezcla. Mientras que Meade recomienda 1/3 de alcohol isopropílico y 2/3 agua destilada con, solo si es muy necesario, dos gotas de jabón biodegradable líquido para platos por cada litro.

Al aplicar estas mezclas a los lentes, se debe de hacer despacio, sin dejar que se golpee la superficie por el chorro y en caso de que se justifique se puede pasear un algodón o Kleenex con extrema suavidad por la superficie, apenas tocando el lente y sin ejercer casi anda de presión. Después de limpiar el vidrio, se ha de cubrir con una capa de alcohol isopropílico puro para enjuagar la mezcla, después de hacer esto se puede poner a secar. La razón de enjuagarlo con alcohol es por que esta sustancia remplazará a la mezcla y se evaporará rápida y limpiamente sin dejar residuos sobre la superficie.

Por supuesto no es necesario recordar tener extremo cuidado al desarmar el telescopio y recuerden que la posición y orientación de los espejos/lentes es extremadamente delicada, por lo que moverlos para limpiarlo debe ser justificado. En realidad piensen si vale la pena arriesgar la óptica del telescopio por limpiarlo, consideren que es probable que quede inservible.

Por lo general quienes hemos usado instrumentación astronómica aprendemos que al sufrir de un poco de suciedad en las superficies ópticas es preferible dejarla en lugar perturbar la calidad de la óptica con una limpieza no justificada.

Y por favor, JAMAS intenten limpiar el espejo de un telescopio, y MENOS el de un Schmidt-Cassegrain o Maksutov ya que son extremadamente delicados. Y cualquier caso siempre es mejor llevar el aparato con alguien que tenga mucha experiencia en tales oficios. Una buena referencia la pueden encontrar en la siguiente liga: http://sctscopes.net/ASO_Cleaning_System.rtf


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, sus comentarios y preguntas siempre son bienvenidos. Les agradecería si incluyen su nombre (o un "nick" cualquiera) para hacer la interacción mas amena. Pueden poner el nombre que deseen usando la penúltima opción de "Comentar como:"